Autora: Mª José Camacho Conde

                       Licenciada en Farmacia. Atención Farmacéutica. Nutrición.

                         Autora.mjcamacho

LOS 10 MITOS SOBRE LA VACUNACIÓN

Publicado el 11/10/2017 por María José Camacho Conde

Resultado de imagen de las vacunas

 

Se entiende por vacuna cualquier preparación destinada a generar inmunidad contra una enfermedad estimulando la producción de anticuerpos. Las vacunas son sustancias hechas con los mismos microorganismos muertos o debilitados que causan la enfermedad.

El método más habitual para administrar las vacunas es la inyección, aunque algunas se administran con un vaporizador nasal u oral.

Cuando la vacuna se administra a una persona hace que el cuerpo lo reconozca y produzca defensas contra la enfermedad.  Si esta persona entra en contacto con el microorganismo para el cual fue vacunada, las defensas se encargarán de protegerlo para que no tenga la enfermedad o ésta sea leve.

Las vacunas son seguras. Los efectos secundarios más frecuentes son leves, como el dolor y enrojecimiento en el lugar de la inyección o fiebre generalmente no muy alta, efectos que se paliarán con la toma de analgésicos o antipiréticos.

 

 1 Las mejores condiciones de higiene y saneamiento harán desaparecer las enfermedades; las vacunas no son necesarias.

 FALSO. Volverían a aparecer si se interrumpieran los programas de vacunación. Muchas infecciones se pueden propagar  independientemente de la higiene que mantengamos.

 

2 Las vacunas conllevan algunos efectos secundarios nocivos y de largo plazo que aún no se conocen. Más aun, la vacunación puede ser mortal.

FALSO. Las vacunas son muy seguras. La mayoría de las reacciones vacunales son generalmente leves y temporales,   por ejemplo, un brazo dolorido o febrícula.

 

3 La vacuna combinada contra la difteria, el tétanos y la tosferina, así como la vacuna antipoliomelítica, pueden provocar el síndrome de muerte súbita del lactante.

FALSO. Las defunciones por SIDA son casualmente coincidentes con la vacunación y hubieran ocurrido aunque no se hubiesen administrado las vacunas.

 

 4 Las enfermedades prevenibles mediante vacunación están casi erradicadas en mi país, por lo tanto no hay motivos para que me vacune.

FALSO. Los agentes infecciosos que las provocan siguen circulando en algunas partes del mundo.   Esos agentes pueden atravesar las fronteras e infectar a cualquiera no protegido.

 

5 Las enfermedades de la infancia prevenibles mediante vacunación son algo inevitable en la vida.

FALSO. Enfermedades tales como el sarampión, la parotiditis y la rubeola son graves y pueden acarrear importantes complicaciones tanto en niños como en adultos, por ejemplo, neumonía, encefalitis, ceguera, muerte…

 

6 La administración simultánea de más de una vacuna puede aumentar en los niños el riesgo de efectos secundarios nocivos, que a su vez pueden sobrecargar su sistema inmunitario.

FALSO.Un niño está expuesto a muchísimos más antígenos por un resfriado común o una faringitis, que por las vacunas.

 

7 La gripe es solo una molestia y la vacuna no es muy eficaz.

FALSO.Es una enfermedad grave que cada año provoca casi medio millón de muertes en el mundo. Las embarazadas, los niños pequeños, los ancianos con problemas de salud y cualquiera que padezca un trastorno crónico corren un alto riesgo de infección grave y defunción.

 

8 Es mejor la inmunización por la enfermedad que por las vacunas.

FALSO. Las vacunas interactuan con el sistema inmunitario par a producir una respuesta. La incomunicación por infección natural podría ser el retraso mental provocado por HIB, defectos congénitos debidos a la rubeola, cáncer del hígado por hepatitis B.

 

 9 Las vacunas contienen mercurio, que es peligroso.

FALSO. El tiomersal es un compuesto orgánico con mercurio que se añade a lagunas vacunas como conservante. Es el conservante más ampliamente utilizado para las vacunas que se suministran en ampollas de dosis múltiples. No hay pruebas de riesgo para la salud.

 

10 Las vacunas causan autismo.

FALSO. Según se pudo determinar, el estudio de 1998 que suscitó inquietud acerca de un posible vínculo entre la vacuna contra el sarampión, la parotiditis y la rubeola, por un lado, y el autismo, por otro, contenía  graves irregularidades,  por lo que la publicación que lo divulgo lo retiro.

(Mitos desmentidos por la Organización Mundial de la Salud en relación a las vacunas)
Fuente: Organización Mundial de la Salud.

 

 

Recuerda: Pregunta siempre a tu farmacéutico. Te informará y resolverá tus dudas.

 

VISÍTANOS EN TU FARMACIA , FARMACIA PARAÍSO, CERCA DE SAN PEDRO DE ALCÁNTARA Y CERCA DE ESTEPONA.

Deja un Comentario

Please enter your name. Please enter an valid email address. Please enter message.